DIETA PARA LA ANEMIA

¿Qué es la anemia?

Llamamos anemia a aquella cantidad anormalmente baja de glóbulos rojos o de hemoglobina, que causa una disminución de la capacidad del transporte de oxígeno en el organismo. Una anemia se puede producir por pérdida (sangrado) o destrucción (hemólisis) de glóbulos rojos, o por una producción deficiente de los mismos debido, entre otras causas, a una deficiencia en la ingesta de nutrientes.

Entre las anemias relacionadas con deficiencias nutricionales, la producida por la carencia de hierro és la más común; es la que denominamos anemia ferropénica. Aparte de este tipo de anemia, podemos encontrar también la producida por déficit de vitamina B12, la producida por déficit de ácido fólico o por un déficit en cobre.

    RESERVA UNA PRIMERA CITA

    Llámanos al T.93 864 32 76 o T.911 899 442 o envíanos este formulario y te atenderemos en menos de 12h laborables.

    Acepto las condiciones de la Nota legal

    TIPOS DE ANEMIA

    Anemia ferropénica: La anemia producida por déficit de hierro constituye la mitad de todas las anemias que existen a nivel mundial. Se estima que, alrededor de un tercio de toda la población mundial sufre de anemia. Dado que el hierro es un componente de la hemoglobina, su deficiencia conduce a una disminución de la provisión de oxigeno en el cuerpo. La elevada incidencia de este tipo de anemia comporta importantes costes a nivel sanitario y económico, ya que va unida a problemas en el embarazo, bajo rendimiento escolar y baja productividad laboral.
    Anemia por déficit de vitamina B12: Este tipo de anemia, conocida también como anemia perniciosa, puede aparecer en casos de ingesta insuficiente de productos de origen animal (dietas vegetarianas no suplementadas), gastritis atrófica crónica, gastrectomías o resecciones del íleon. Esto puede afectar a la absorción de la vitamina. A este tipo de anemia se le llama megaloblástica, ya que se caracterizan por la presencia de glóbulos rojos en sangre anormalmente grandes. La falta de vitamina B12 puede llegar a producir trastornos neurológicos como la demencia. La causa más frecuente de esta carencia vitamínica suele ser la falta de factor intrínseco, proteína necesaria para la absorción de B12. Por otro lado, aunque todavía no existe una evidencia rotunda al respecto, medicamentos como los antiácidos, administrados de forma crónica, podrían ser causantes del déficit de esta vitamina.
    Anemia por déficit de ácido fólico: El ácido fólico también es necesario para la maduración de los glóbulos rojos, y produce el mismo tipo de anemia (megaloblástica) que el déficit de vitamina B12. En este tipo de anemia los trastornos neurológicos no estarían presentes.
    Anemia por déficit de cobre: El cobre es esencial para la formación de hemoglobina. Una dieta equilibrada cubre fácilmente los requerimientos de cobre que tiene el organismo. Su déficit puede estar asociado a síndromes de mala absorción o a intervenciones médicas que puedan ocasionar un déficit en la ingesta del oligoelemento.

    Pacientes que han realizado una dieta para la anemia

    Síntomas de la anemia

    La persona que sufre de anemia puede presentar síntomas como fatiga, palpitaciones, dificultad para respirar (falta de aire), pelo y uñas quebradizos o deseo de comer sustancias no nutritivas como tierra, por ejemplo. Dado que el organismo tiene una elevada capacidad de adaptación, cuando la anemia se desarrolla lentamente, los síntomas puede que no aparezcan hasta alcanzar una pérdida importante de glóbulos rojos.

    Personaliza tu dieta para la anemia

    Tenemos distintos centros de puedes visitarte de forma presencial: Barcelona, Madrid, Sabadell, Badalona, Palau-Solità i Plegamans, Mataró o Girona. Si no dispones de ningún centro cercano también puedes hacerlo mediante videoconferencia con el servicio online. En Menja sa encontrarás a un equipo de Dietistas Nutricionistas, psicólogos de la salud y chefs que te ayudarán a conseguir tus objetivos de salud.

    Qué comer si tengo anemia

    En función del tipo de anemia que padezcamos las recomendaciones dietéticas pueden ser distintas.

    • Anemia ferropénica: La ingesta de hierro debería normalizarse hasta recuperar los valores saludables. Cuando, con los alimentos esto es insuficiente, la dieta para la anemia se debe complementar con la administración de fármacos o de suplementos ricos en este oligoelemento. También el consumo de alimentos fortificados constituye una medida eficaz para aumentar la ingesta de hierro.
      Entre los alimentos que más hierro contienen se encuentran el hígado, los riñones, las carnes rojas, los mariscos y las legumbres. De todos modos, la biodisponibilidad del hierro contenido en un alimento es más importante que su cantidad total. Por ejemplo, el hierro contenido en las legumbres se encuentra en la forma química no hemo Fe+3, una forma poco aprovechable para el organismo. En cambio, el que se encuentra en los productos de origen animal (carnes rojas, pescados y otros) se encuentra en la forma hemo Fe+2, mucho más aprovechable para el organismo.
      Para mejorar la absorción del hierro de la dieta se aconseja:

    o Consumir alimentos ricos en vitamina C junto al hierro no hemo (Ej.: Ensalada de lentejas con tomate y pimiento crudo).

    o Ingerir proteínas de origen animal junto al hierro no hemo (Ej.: Garbanzos con colitas de gamba).

    • Anemia megaloblástica: Las causas más frecuentes de esta anemia son las dietas inadecuadas durante largos períodos de tiempo, la absorción defectuosa del ácido fólico o de la vitamina B12, o el incremento de los requerimientos causado en épocas de crecimiento. Mientras que los depósitos de ácido fólico pueden agotarse a los 2-4 meses de seguir una dieta deficiente, los de vitamina B12 solo se alteran tras varios años (3-5) de mantener su carencia.
      En este tipo de anemia se recomienda incrementar la ingesta de folatos en la dieta para la anemia: verduras de hoja verde, frutas y verduras, crudas o sometidas a tratamientos térmicos ligeros. Alimentos complementarios como la levadura de cerveza son también ricos en folatos. La toma de suplementos puede ser de gran ayudar a la hora de restablecer los valores óptimos ácido fólico en el organismo.
      Por otro lado, una ingesta de productos de origen animal (carne, pescado, huevos…) puede ser suficiente para restablecer los valores saludables de B12. En caso de dietas vegetarianas o veganas estrictas es necesaria su suplementación.

    Alimentos no recomendados con anemia

    Algunos inhibidores de la absorción de hierro son:

    • Café y té: Probablemente sea por su elevado contenido en polifenoles.
    • Vino: Aunque puede ser fuente de hierro, su contenido en polifenoles interfiere directamente en su absorción.
    • Calcio: afecta a la absorción de las dos formas de hierro (hemo y no hemo). Esto significa que no se deben consumir suplementos de hierro junto a productos ricos en calcio (como los lácteos) o alimentos ricos en hierro junto a otros ricos en calcio. Ej.: carnes o pescados con salsas que incorporan lácteos.
    • Oxalatos: Contenidos en alimentos como la espinaca, la remolacha, las acelgas o el chocolate.
    • Fibra: Por su contenido en fitatos, que también dificultan la absorción del hierro, se recomienda no seguir una dieta con elevadas cantidades de fibra.
    RESERVA UNA PRIMERA CITA

      RESERVA UNA PRIMERA CITA

      Llámanos al T.93 864 32 76 o T.911 899 442 o envíanos este formulario y te atenderemos en menos de 12h laborables.

      Acepto las condiciones de la Nota legal

      MY BOOK

      Disponemos de un equipo multi e interdisciplinar que te ayudarán a tratarte mediante una dieta para la anemia a través de la nutrición, psicología y gastronomía. Contarás que la ayuda del chef y el tratamiento de un Dietista-Nutricionista que te será asignado en todo el tratamiento.

      Nuestra forma de trabajar es totalmente personalizada teniendo en cuenta tus gustos, horarios y en definitiva necesidades diarias. Para ello contamos con una plataforma creada por nosotros mismos fruto de la experiencia en consulta que te ayudará no solo a curar la gastritis si no a llevar unos hábitos más saludables.

      my book

      MY BOOK

      My Book te acompañará en todo el tratamiento y viene incluido desde la primera visita. En ella podrás crear perfiles para que tu familia también pueda adentrarse con los hábitos saludables y para ti tendrás tu menú personalizado creado por tu Dietista-Nutricionista además de disponer de las recetas y lista de la compra.

      Además también tendrás una agenda con actividades en vivo y artículos sobre nutrición, psicología, vídeos de cocina, podcasts de autoconocimiento

      BIBLIOGRAFÍA

      Carol M. Porth. Fisiopatología. Salud-enfermedad: un enfoque conceptual. 7ª Edición. Madrid. Ed.Panamericana 2006.

      Rosa M.Ortega Anta, Ana M. Requejo Marcos. Nutriguía. Manual de Nutrición Clínica. 2ªEd. Madrid. Elseiver. 2015.

      1. Salas Salvadó. Nutrición y dietética clínica. 4ª Edición. Barcelona. Ed. Elseiver

      Cristóbal de la Coba y  cols. Efectos adversos de los inhibidores de la bomba de protones: revisión de evidencias y posicionamiento de la Sociedad Española de Patología Digestiva. Rev. Esp. Enfrem. Dig. 2016.

        RESERVA UNA PRIMERA CITA

        Llámanos al T.93 864 32 76 o T.911 899 442 o envíanos este formulario y te atenderemos en menos de 12h laborables.

        Acepto las condiciones de la Nota legal

        Abrir chat
        Pide 1a visita por whatsapp
        En virtud de la normativa de protección de datos le informamos sus datos serán tratados con la finalidad de gestionar su petición y poderle dar respuesta bajo la base legal de la prestación de servicios. Sus datos serán conservados hasta que se resuelva la petición, y no serán transmitidos a terceros. Para más información consulte nuestra política de privacidad https://menjasa.es/nota-legal/