DIETA LACTANCIA

La lactancia materna

La leche materna es el alimento ideal para aportar al bebé los nutrientes necesarios y, en el momento preciso, para un crecimiento y desarrollo saludable. Aun siendo el único alimento que tomarán, les aporta toda la energía, nutrientes, agua, anticuerpos, pre y probióticos, etc. que el bebé requiere para su óptimo crecimiento y desarrollo con salud.

Tiene beneficios tanto para la madre como para el niño. En el caso de los niños, se refuerza el desarrollo del sistema inmunitario, digestivo y nervioso. En el caso de la madre, se reduce la incidencia de cáncer de útero y de ovario y hay una recuperación más rápida del parto. De hecho, durante las primeras horas post parto se producen los entuertos. Son contracciones del útero, dolorosas pero muy necesarias para favorecer la contracción de la matriz, frenar la hemorragia y evitar infecciones. Con la liberación de oxcitocina que se produce al amamantar se favorecen estas contracciones, y por este motivo, la lactancia materna bien instaurada justo tras el nacimiento, es una muy buena forma de favorecer la recuperación y evitar las complicaciones post parto.

Con el amamantamiento, además, se favorece el vínculo afectivo madre-hijo y el correcto desarrollo mandibular, neurológico, visual e intelectual del niño.

    RESERVA UNA PRIMERA CITA

    Llámanos al T.93 864 32 76 o T.911 899 442 o envíanos este formulario y te atenderemos en menos de 12h laborables.

    Acepto las condiciones de la Nota legal

    ¿Cualquier madre puede dar el pecho?

    Cualquier madre que ha dado a luz puede producir leche para amamantar a su bebé. Solo hacen falta 3 elementos para ello: disponer de glándula mamaria, niveles adecuados de oxcitocina y prolactina y, la succión del bebé. Los niveles de oxcitocina son los adecuados en el momento del parto, ya que es la hormona que lo provoca. Por lo que hay que fomentar la succión del recién nacido lo más pronto posible justo tras su nacimiento. Este es uno de los motivos por los que favorecer la práctica de piel con piel tras el parto es tan recomendable. El bebé es capaz de reptar hasta el pecho de su madre y localizar el pezón, gracias a su olor y al cambio de tamaño y color que se han producido en el embarazo, para agarrarse a él y empezar a succionar.

    Existen algunas situaciones en las que dar el pecho no estaría recomendado.

    RESERVA UNA PRIMERA CITA

      RESERVA UNA PRIMERA CITA

      Llámanos al T.93 864 32 76 o T.911 899 442 o envíanos este formulario y te atenderemos en menos de 12h laborables.

      Acepto las condiciones de la Nota legal

      ¿Cuándo no es recomendable dar el pecho?

      • Mujeres que sufren enfermedades crónicas o severas como enfermedades del corazón o anemia severa, ya que son situaciones que pondrían en riesgo la salud de la madre.
      • Mujeres que toman fármacos contraindicados con la lactancia, como algunos antiácidos, antidepresivos, diuréticos, algunos antihipertensivos, etc.
      • Mujeres afectadas por VIH y SIDA, ya que puede transmitirse a través de la leche materna.
      • Mujeres que estén afectadas por el virus linfotrópico T humano, capaz de causar leucemia y linfoma, ya que puede transmitirse a través de la leche materna.
      • Mujeres que han sido diagnosticadas de cáncer durante el embarazo y que deberán someterse a tratamiento inmediatamente después del parto.
      • Mujeres que consumen drogas.
      • Bebés que sufren galactosemia, es decir incapacidad para metabolizar la galactosa. Estos lactantes deben ser alimentados con leches artificiales especiales.
      • Infecciones del lactante que puedan transmitirse a la madre, como la infección por estreptococo B.

      Situaciones en las que te podremos ayudar

      · Si tienes dudas sobre la alimentación que debes seguir durante el período de lactancia.

      · Si tienes dudas sobre la lactancia materna (¿Hay que darle agua a un bebé que toma pecho?, ¿Qué cantidad diaria de leche debe tomar mi bebé?, ¿Necesitan vitaminas los bebés alimentados al pecho?, etc.)

      · Si tienes dificultades para amamantar a tu hijo.

      Dificultades de la lactancia materna

      • Hipoplasia mamaria: en estos casos la producción de leche será menor porque existe menos glándula mamaria. Se conoce como hipogalactia (baja producción de leche) primaria y se produce en 1 de cada 1000 casos. Pero no es imposible la lactancia materna. Deberemos plantearnos lactancia mixta: combinar la lactancia materna con suplementos de lactancia adaptada o artificial.
      • Hipogalactia secundaria: esta baja producción de leche es más frecuente que la hipogalactia primaria y son episodios transitorios de disminución de la secreción láctea. Responde a diferentes motivos:
        • Cuando aparece una enfermedad aguda en el curso de otra enfermedad son que tengan relación entre ellas.
        • Por fatiga o estrés: un episodio traumático (como lo es el punto anterior) o una situación estresante provocarán que nuestro cuerpo destine menos recursos a la producción de leche para poder hacer frente al estrés.
        • Mala técnica de lactancia que no favorezca un buen agarre, dar suplementos de biberones o establecer horarios rígidos entre tomas así como tiempos limitados de duración de cada toma, ya que todos ellos disminuyen la succión por parte del bebé, elemento clave para la producción de leche

      Podemos mejorar estos episodios de menor producción de leche con:

        • Aumento del número de tomas diarias y respetando el tiempo de toma del bebé: debemos fomentar la succión por parte del bebé.
        • Asegurar una alimentación adecuada en calidad y cantidad por parte de la madre, así como una correcta hidratación

      Si no iniciamos la lactancia materna de forma precoz, es decir, justo después del nacimiento, es habitual encontrarnos ante una baja producción de leche al inicio de la lactancia.

      • Llenado excesivo de las mamas o plétora: es lo que se conoce como pechos piedra. No debe confundirse con el edema vascular que se produce en las mamas los primeros días de lactancia como consecuencia de la importante vascularización de la zona y, que mantiene las mamas calientes, aumentadas de tamaño y algo endurecidas durante unos 3 días. Si le añadimos que la leche que se vaya produciendo no se drene adecuadamente, aparece una ingurgitación (llenado excesivo) patológica o plétora: pechos piedra. Causa dolor y la areola está muy tensa, algo que dificulta al bebé agarrarse bien. Para evitar que suceda es importante tanto iniciar la lactancia materna justo tras el parto, como favorecer la lactancia a demanda, sin horarios ni tiempos restringidos para las tomas. Para facilitar el agarre del bebé cuando la areola está tensa, resulta eficaz presionar con los dedos alrededor del pezón durante unos 3 minutos. Así se consigue que la areola quede más blanda y el bebé pueda agarrarse. Es la técnica de presión inversa suavizante. Al conseguir que el bebé se agarre podrá mamar y drenar el pecho.
      • Pezones dolorosos y grietas. Aparecen como consecuencia de un mal agarre del bebé, ya sea por mala técnica, una mala posición o porque el bebé presente frenillo sublingual corto. Primero de todo deberemos revisar cuál es la causa para poder solucionarla. Para ayudar a calmar y curar las grietas del pezón es muy recomendable la crema de lanolina, que además no requiere que se elimine en las tomas. En el caso que exista frenillo sublingual corto, el o la pediatra valorará cómo proceder.
      • Mastitis o Infección mamaria. Cuando los conductos mamarios se obstruyen por la presencia de bacterias que se adhieren a ellos junto con moléculas de calcio, hablamos de infección mamaria. Se produce un bulto duro y doloroso en la mama y suele generar febrícula. Lo primero de todo que debemos tener claro es que la mastitis no es incompatible con dar el pecho así que no debemos interrumpir la lactancia materna. Más bien todo lo contrario: necesitamos drenar el pecho. Deberemos consultar con nuestra madrona y/o médico para que nos indique la necesidad de seguir un tratamiento antibiótico, a la vez que es necesario drenar bien el pecho para evitar que quede acumulada más leche. Y esto debe hacerlo el bebé. Es adecuado buscar una posición con la que la barbilla del bebé quede por encima del bulto, ya que así masajeará la zona ayudando a drenarla. Podemos ayudarnos también drenando más leche con un sacaleches y, realizarnos masajes suaves en la zona con un cepillo de dientes suave o con un cepillo de pelo para bebés.
      • Labio hendido en el recién nacido o fisura labial, es un defecto congénito que consiste en una hendidura o separación del labio superior. Como consecuencia, dentro de la boca del bebé no se produce ni sellado ni vacío, así que el pecho se le escapa y le resulta difícil mamar. Con el acompañamiento de expertos en lactancia materna, es posible aprender a sellar con el propio pecho de la madre y así conseguir el efecto de vacío necesario para la succión. También en estos casos podemos plantearnos la extracción de leche con sacaleches para administrarla al bebé mediante sistemas en los que sea más fácil la administración de la leche. De este modo no debemos renunciar a la lactancia materna.
      • Pezones planos o invertidos: estos pezones no imposibilitan la lactancia. Aunque dificultan el agarre del bebé, con un buen acompañamiento por parte de expertos en lactancia materna es posible amamantar y realizar una lactancia materna exclusiva. Para ello es importante asesorarse antes del nacimiento del bebé para, ya desde el inicio de la lactancia, tener claro cómo proceder. El bebé aprenderá a agarrarse al pecho.

      Pacientes que han realizado una dieta con lactancia

      ¿Cuáles son los beneficios de la lactancia para el bebé?

      Es imposible que las leches artificiales puedan copiar la composición de la leche materna, solamente se pueden equiparar en la composición de macro y micronutrientes. Del mismo modo que tampoco es posible que tengan la capacidad de adaptarse nutricionalmente al momento preciso de crecimiento del bebé, así como tampoco a su necesidad concreta de cada toma. Es decir, los bebés deben ser amamantados a demanda porque tanto pueden necesitar aporte de energía y nutrientes energéticos, como solo necesitar hidratarse. La leche materna tiene una primera porción en la que es especialmente rica en agua, mientras que en la última porción es más rica en grasa. En función de las necesidades del bebé, se auto regulará haciendo una toma más o menos larga. Dicho de otra manera, la lactancia materna se adapta de forma natural a los requerimientos de los niños, tanto en cada toma, como a medida que van creciendo.

      Otra de las ventajas de la leche materna respecto a la de fórmula es que la primera contiene anticuerpos, los cuales ayudan a los recién nacidos a protegerse de infecciones y enfermedades. Además, en la leche materna también encontramos factores prebióticos y probióticos que favorecen el crecimiento de bacterias necesarias para una buena flora intestinal, una barrera de defensa del organismo frente a bacterias y virus patógenos.

      Cabe destacar también lo cómoda que es ya que no requiere preparación, motivo también por el cual el riesgo de enfermedades de transmisión alimentaria es prácticamente nulo, ya que no hay riesgo de contaminación ni de la leche ni de utensilios como biberones y/o tetinas.

      Para lograr instaurar una lactancia materna con éxito desde el principio, debe comenzar en la primera hora de vida del recién nacido, siendo ideal favorecer el piel con piel justo en el momento del nacimiento. Y debe realizarse a demanda, es decir, cuando el lactante lo pida y durante el tiempo que lo requiera.

      Personaliza tu dieta para la lactancia

      Estamos presentes en Barcelona, Madrid, Sabadell, Badalona, Palau-Solità i Plegamans, Mataró o Girona. Si no estás próxima a nuestros centros presenciales también puedes hacerlo mediante videoconferencia con el servicio online. En Menja sa encontrarás a un equipo de Dietistas Nutricionistas, psicólogos de la salud y chefs que te ayudarán a conseguir tus objetivos de salud.

      Dieta lactancia

      Es fundamental una evaluación nutricional integral de la madre en período de lactancia con el fin de indicar un plan de alimentación ajustado a sus necesidades y brindar educación nutricional, ya que existe una relación entre el estado nutritivo de la madre y la composición de la leche materna.

      Una ingesta adecuada es necesaria para garantizar que las mujeres afronten la lactancia sin deficiencias. La producción de leche para alimentar al bebé requiere de una notable inversión energética y nutricional para la madre. Parte de esta energía y nutrientes presentes en la leche se han acumulado durante el embarazo, por eso insistimos que en que una buena lactancia se ha de preparar durante el embarazo.

      El cuerpo de la madre prioriza las necesidades el bebé y va a utilizar las reservas que tiene para mantener toda una serie de nutrientes como el hierro, zinc, ácido fólico, calcio, etc.

      Durante la lactancia no se necesita realizar una dieta especial. Se debe llevar una dieta equilibrada y variada en la que el aporte calórico esté aumentado en unas 500 Kcal durante los primeros 6 meses y de los 7 a los 12 meses, un incremento de 400 Kcal, que incluya alimentos de todos los grupos, principalmente lácteos, cereales, verduras, frutas, hortalizas, legumbres, huevos, pescado y carne, y limitar el consumo de grasas saturadas y azúcares sencillos.

      Es necesario obtener suficiente proteína en la dieta de la madre para mantener los niveles de caseína en la leche materna. Se recomienda un aporte suplementario de 25 g/día durante la lactancia.

      El contenido de grasa de la leche materna varía con la dieta. La proporción entre ácidos grasos saturados e insaturados sí que puede variar la calidad de la grasa que contiene. La recomendación es seleccionar aquellas grasas saludables, reduciendo el consumo de grasas saturadas y de las denominados grasas trans. Las grasas que se recomienda tomar: aceite de oliva, el pescado azul o los frutos secos, mientras que las grasas que se debería limitar se encuentran en alimentos como la comida rápida, los precocinados o los productos de bollería.

      Hay que prestar atención en la dieta al consumo de las vitaminas hidrosolubles y vitaminas A y D. Es importante valorar si su ingesta es adecuada y, de no serlo, valorar cuál es la mejor opción para solucionarlo.

      El Calcio es esencial durante la lactancia, para satisfacer estas necesidades además de leche, yogur, queso, se recomienda el consumo de pescado con espinas (por ejemplo, sardinas en lata), salmón, brócoli, semillas de sésamo y las coles.

      Es normal que haya más apetito y no hay que ignorar la sensación de hambre. Se recomienda hacer unas 5 comidas diarias y elegir alimentos sanos y nutritivos para saciar el hambre. Entre comidas se puede tomar un lácteo, una pieza de fruta, puñado de frutos secos, fruta seca (ciruelas, orejones, dátiles), etc. Intentado evitar los procesados y dulces. Si nos apetece dulce siempre podemos elaborar algo casero.

      La calidad y producción de la leche materna, estará asegurada si se sigue una dieta con los requerimientos energéticos necesarios, sólo estará comprometida en el caso de desnutrición severa.

      La cantidad de leche producida está relacionada con la demanda por parte del bebé, por lo que no habrá alimentos que mejoren la calidad o la cantidad de leche producida.

      RESERVA UNA PRIMERA CITA

        RESERVA UNA PRIMERA CITA

        Llámanos al T.93 864 32 76 o T.911 899 442 o envíanos este formulario y te atenderemos en menos de 12h laborables.

        Acepto las condiciones de la Nota legal

        Alimentos a evitar en la lactancia

        • Cafeína y teína: no superar tres tazas de café durante el día y siempre tomarlo después de dar el pecho. Puede provocar irritabilidad e insomnio en el bebé.
        • Alcohol, hay que evitar el consumo de alcohol durante la lactancia. Los recién nacidos son muy sensibles al alcohol así que hay que evitarlo. El consumo de alcohol durante el embarazo se asocia a retraso en la subida de la leche o lactogénesis.
        • Fitoterapia. Las plantas medicinales, aunque son naturales no son inofensivas y algunas pueden causar toxicidad al bebé lactante. En el caso de que haya que consumir fármacos o plantas medicinales, es recomendable consultar antes con el Dietista-Nutricionista o con el médico. Siempre ante la duda lo mejor es no tomarlo.
        • Especies de pescado con alto contenido en mercurio: hay que evitarlas en esta etapa. Se trata del pez espada, emperador, atún rojo, tiburón (cazón, marrajo, mielgas, pintarroja y tintorera) y lucio. Prioriza el consumo de pescado azul de pequeño tamaño como caballa, salmón, sardinas o boquerones.
        • Algas. Aunque el yodo es uno de los minerales importantes durante la lactancia, la cantidad de yodo que tienen las algas es excesiva y no se recomienda su consumo.

        La hidratación en la lactancia

        Durante la lactancia habrá más sensación de sed, ya que el cuerpo necesita más cantidad de líquido para la producción de leche. Dado que la leche materna contiene un 85-90 % de agua, se recomienda ingerir 2-3 l/día para asegurar la producción láctea, aunque un consumo más elevado no aumentará la secreción láctea.

        Además de agua, también podemos aportar líquidos a nuestro organismo, a través del consumo de: frutas, verduras, infusiones, caldos.

        Hay que estar atenta a las señales de nuestro organismo (si la orina es de un color intenso o aparece estreñimiento), que nos indican que no se está aportando la cantidad correcta de líquidos y que se está sufriendo deshidratación.

        Suplementación en la lactancia

        Llevando una alimentación saludable se consigue cubrir al máximo las necesidades nutricionales, si bien hay etapas de la vida como la lactancia, en las que algunos nutrientes puede requerir suplementación. Siempre deberá ser el profesional sanitario, en este caso el Dietista-Nutricionista, quien revise y paute esta suplementación.

        Por ejemplo, un déficit de yodo durante el embarazo o la lactancia puede afectar al funcionamiento de la tiroides de la madre y del bebé, así como en el desarrollo neuropsicológico del bebé. Por ello se recomienda la suplementación con 200 μg diarios de Iodo, cocinar con sal yodada y comer pescado 3-4 veces por semana.

        Los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 de cadena larga, como el ácido docosahexanoico (DHA) es esencial para el desarrollo neurológico y visual del recién nacido y durante la infancia. La mejor fuente de ácidos grasos Omega-3 es el pescado azul, pero si no se puede ingerir lo suficiente se puede suplementar para incrementar los niveles de DHA en la leche materna.

        Si la madre sigue una dieta vegetariana o vegana requiere de suplementación de vitamina B12, para no producir leche deficiente en esta vitamina, así como para cubrir sus propios requerimientos.

        RESERVA UNA PRIMERA CITA

          RESERVA UNA PRIMERA CITA

          Llámanos al T.93 864 32 76 o T.911 899 442 o envíanos este formulario y te atenderemos en menos de 12h laborables.

          Acepto las condiciones de la Nota legal

          Mitos de la lactancia materna

          Alrededor de la lactancia existen muchos mitos que nada tienen que ver con la realidad y muchas veces confunden. En ocasiones se prohíbe consumir algunos alimentos como: ajo, cebolla, coliflor, brócoli, porque pueden causar gases. Ningún alimento que consuma la madre producirá ni gases ni cólicos al bebé.

          En cuanto al sabor de la leche, a medida que el periodo de la lactancia avanza, disminuye el sabor dulce de la lactosa y se vuelve más salada.

          Los cambios en el sabor de la leche según los alimentos ingeridos por la madre favorecerán que el bebé acepte los nuevos sabores cuando se introduzca la alimentación complementaria.

          ¿Es bueno en la lactancia hacer una dieta para adelgazar?

          No se recomienda hacer ninguna dieta para perder peso durante la lactancia.

          Durante el embarazo ha habido un aumento de la grasa de reserva, destinada a los requerimientos energéticos que supone la producción de leche.

          La lactancia requiere un gasto calórico extra por parte de la madre por lo que durante este período se favorece de forma significativa la pérdida del peso ganado durante el embarazo. El peso se suele ir normalizando poco a poco, pero hay ocasiones en que cuesta un poco más, debido al estrés, falta de sueño, dietas poco equilibradas, picoteo o desorden en las comidas.

          La pérdida de peso se debe hacer de manera gradual. No se recomienda la pérdida de peso exagerada durante la lactancia, porque podría afectar a la producción de leche y, porque provocaría la movilización de compuestos tóxicos acumulados en el tejido adiposo hacia la leche materna.

          Es necesario continuar o adquirir unos hábitos alimentarios saludables. Comer de forma natural, sin restricciones ni prohibiciones y con una actitud positiva hacia la comida. Las dietas restrictivas o con prohibiciones son imposibles de mantener en el tiempo y generan insatisfacción. Además de afectar a la producción de leche materna.

          Podrás conciliar tu cambio de hábitos con tu familia, porque que no necesitas comer distinto ni preparar un menú solo para ti.

          En Menja sa te enseñaremos a tener unos buenos hábitos durante la lactancia y herramientas para que perduren en el tiempo. Alimentándote de manera consciente conseguirás poco a poco recuperar un peso adecuado a tu constitución, te sentirás con energía y, todo ello, sin pasar hambre ni ansiedad, disfrutando de la comida.

          Visita nuestro equipo para planificar una dieta adecuada, asesorarte y resolver todas las dudas que tengas sobre la lactancia.

          Cómo te ayudaremos

          En Menja sa contamos con un equipo de Dietistas/Nutricionistas titulados y colegiados con especializaciones en el área infantil a partir de cursos, postgrados y masters en materno-infantil. Además, también contamos con un equipo de psicólogos de la salud expertos en alimentación que nos permite ofrecer un tratamiento integral y establecer pautas tanto nutricionales como de conducta para una alimentación saludable y satisfactoria.

          Puedes acudir a cualquier centro Menja sa en: Barcelona, Sabadell, Mataró, Girona, Palau-Solità i Plegamans, Madrid o con el servicio online.

          BIBLIOGRAFÍA

          – J. Fernández Ballart, M.M.Murphy y B. Vizmanos Lamotte (2014) Dieta durante el embarazo y la lactancia. Nutrición y dietética clínica. Capítulo 11, 131-138.
          – Martínez García, R. M., Jiménez Ortega, A. I., Peral-Suárez, Á., Bermejo, L. M., & Rodríguez-Rodríguez, E. (2020). Importancia de la nutrición durante el embarazo. Impacto en la composición de la leche materna. Nutrición Hospitalaria, 37(SPE2), 38-42.
          – https://www.aeped.es/comite-nutricion-y-lactancia-materna/lactancia-materna/documentos/recomendaciones-sobre-lactancia-materna
          – Donnay, S., Arena, J., Lucas, A., Velasco, I., & Ares, S. (2014). Suplementación con yodo durante el embarazo y la lactancia. Toma de posición del Grupo de Trabajo de Trastornos relacionados con la Deficiencia de Yodo y Disfunción Tiroidea de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición. Endocrinología y Nutrición, 61(1), 27-34.
          – Puca, D., Estay, P., Valenzuela, C., & Muñoz, Y. (2021). Efecto de la suplementación con omega-3 durante la gestación y la lactancia sobre la composición de ácidos grasos de la leche materna en los primeros meses de vida: una revisión narrativa. Nutrición Hospitalaria, 38(4), 848-856.
          – Segura, S. A., Ansótegui, J. A., & Díaz-Gómez, N. M. (2016, June). La importancia de la nutrición materna durante la lactancia,¿ necesitan las madres lactantes suplementos nutricionales?. In Anales de Pediatría (Vol. 84, No. 6, pp. 347-e1). Elsevier Doyma.
          – Alcohol (bebida alcohólica). En e-lactancia.org. Recuperado 28 Abril, 2022 a partir de https://e-lactancia.org/breastfeeding/alcohol-alcoholic-beverage/product/
          – https://www.analesdepediatria.org/es-la-importancia-nutricion-materna-durante-articulo-S1695403315003057

            RESERVA UNA PRIMERA CITA

            Llámanos al T.93 864 32 76 o T.911 899 442 o envíanos este formulario y te atenderemos en menos de 12h laborables.

            Acepto las condiciones de la Nota legal
            Summary
            Lactancia materna
            Article Name
            Lactancia materna
            Description
            Dar pecho es el alimento ideal que aporta nutrientes y defensas al bebé pero también incluye beneficios afectivos para la madre.
            Author
            Publisher Name
            Menja sa
            Publisher Logo

            Para poder obtener información de la web, utilizamos cookies de terceros. Si continua navegando consideremos que accepta su utilización. Más información política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

            ACEPTAR
            Aviso de cookies
            Call Now Button
            Abrir chat
            Pide 1a visita por whatsapp