Adelgazar con una dieta sin gluten y sin lactosa

Para personas diagnosticadas con enfermedad celíaca o intolerancia a la lactosa, adaptar la dieta es una necesidad médica, no una elección. Sin embargo, quienes enfrentan estas condiciones también pueden necesitar o desear perder peso. Afortunadamente, una dieta sin gluten y sin lactosa bien planificada puede ser efectivamente ajustada para apoyar la pérdida de peso saludable, además de manejar las restricciones dietéticas específicas.

dieta sin gluten y sin lactosa para adelgazar

Adoptar esta dieta no solo ayuda a evitar los síntomas negativos asociados con estas afectaciones, sino que también puede ser una oportunidad para mejorar la calidad general de la alimentación. Centrándose en alimentos enteros y mínimamente procesados, las personas con estas condiciones pueden perder peso sin comprometer la nutrición. Alimentos como frutas frescas, vegetales, carnes magras, pescados, huevos, legumbres, lácteos sin lactosa o alternativas y granos sin gluten son fundamentales para mantener un equilibrio nutritivo y energético.

Este enfoque no solo cumple con las necesidades dietéticas específicas, sino que también facilita la pérdida de peso, consiguiendo que las personas con enfermedad celíaca o intolerancia a la lactosa puedan lograr sus objetivos de peso de manera segura. Esta estrategia dietética ayuda a gestionar tanto el peso como los síntomas de sus condiciones, mejorando así su calidad de vida general.

¿Por qué elegir una dieta sin gluten y sin lactosa?

Escoger una dieta sin gluten y sin lactosa es esencial si eres una persona diagnosticada con enfermedad celíaca, sensibilidad al gluten no celíaca o intolerancia a la lactosa. En otros casos, si se identifican problemas de digestión o inflamación es recomendable acudir antes aun profesional de la salud que, con los estudios o pruebas necesarias, podrá determinar si es necesaria la eliminación del gluten o de la lactosa.

Cuando cualquiera de las tres afecciones es diagnosticada, aplicar correctamente una dieta sin gluten y/o sin lactosa también puede beneficiar la energía general y reducir la fatiga, ya que en estos casos el gluten y la lactosa interfieren en el correcto funcionamiento del sistema digestivo y afectar negativamente en la absorción de nutrientes. Además, evitar estos alérgenos puede mejorar la salud de la piel y aliviar problemas dermatológicos, brindando un enfoque más holístico para manejar las condiciones relacionadas con estas alteraciones alimentarias.

Beneficios de eliminar el gluten y la lactosa

Para poder mejorar tu salud digestiva en caso de ser diagnosticado de celiaquía, sensibilidad al gluten no celíaca o de intolerancia a la lactosa, es necesario eliminar totalmente el gluten en los dos primeros casos y eliminar parcial o totalmente la lactosa en el tercer caso.

 

Estos cambios en tu dieta harán mejorar significativamente los síntomas gastrointestinales como la hinchazón y el gas, así como reparar la pared intestinal y con ello conseguir optimizar la absorción de nutrientes. Además, en el caso del gluten, contribuirá a  reducir la inflamación sistémica, beneficiando especialmente a quienes sufren de enfermedades autoinmunes e incluso ayudando a aquellas personas que sufren migrañas

Ejemplo de menú y alimentos recomendados

Si sigues una dieta sin gluten y sin lactosa, aquí tienes una idea de cómo podría ser un día típico de comidas para ti. Recuerda que, según el grado de intolerancia a la lactosa que te hayan diagnosticado podrás optar por los lácteos sin lactosa, eliminado así solo parcialmente la lactosa, o bien deberás optar por alternativas vegetales si se trata de un grado alto en el que necesites eliminar totalmente la lactosa.

Podrías empezar tu día con un desayuno nutritivo de avena sin gluten con bebida de almendras o leche sin lactosa y frutas frescas, que te aportará energía sin sobrecargar tu digestión. Para el almuerzo, podrías optar por una ensalada variada en cuanto a vegetales de distintos colores, acompañada de un arroz integral con verduras y pollo, que te ofrecerá una combinación ideal de proteínas, hidratos, grasas saludables, fibra y antioxidantes.

dieta sin gluten y sin lactosa para perder peso

Cuando llegue la hora de cenar, nada mejor que un filete de salmón al horno, acompañado de quinoa y verduras al vapor y complementado si lo deseas con pan sin gluten, para satisfacer tu apetito de manera saludable y sin complicaciones.

En el postre opta siempre por fruta o yogur sin lactosa o vegetal. Para media mañana y merienda, considera opciones como hummus con vegetales crudos, un puñado  de frutos secos, algún yogur sin lactosa o vegetal sin endulzar ni edulcorar y/o fruta fresca o deshidratada, que son perfectos para mantener tu energía y ayudarte a sentirte satisfecho a lo largo del día.

Otra opción podría ser para  el almuerzo un estofado de lentejas con una variedad de verduras, y para la cena, un wrap de de avena sin gluten con lechuga  tortilla, aguacate y tomates cherry  como  opciónreconfortante de terminar tu día, asegurando que tu alimentación sea diversa y rica en nutrientes cada día.

RESERVA UNA LLAMADA

    RESERVA UNA PRIMERA CITA

    Llámanos al T.93 864 32 76 o T.911 899 442 o envíanos este formulario y te atenderemos en menos de 12h laborables.

    Acepto las condiciones de la Nota legal

    Alimentos clave en una dieta sin gluten y sin lactosa para perder peso

    Si tienes enfermedad celíaca o intolerancia a la lactosa y además estás buscando gestionar tu peso, lo más importante es aprender a planificar tu alimentación diaria, sabiendo cuáles son las opciones alternativas saludables que te permitan comer sin gluten así como eliminar parcial o totalmente la lactosa, según el grado de intolerancia a la lactosa que te hayan diagnosticado.

     

    Aunque puede parecer limitante al principio, la necesidad de buscar alternativas sin gluten y bajas o libres en lactosa te ofrece la oportunidad de explorar una variedad de nuevos alimentos nutritivos y beneficiosos que te permitan mantener activo tu metabolismo y satisfacer adecuadamente tus necesidades dietéticas.

    Al enfocarte en alimentos integrales y alimentos frescos, evitarás consumir productos altamente procesados que suelen estar cargados de Calorías vacías y son bajos en nutrientes. Este enfoque no solo te ayuda a manejar las restricciones impuestas por tu condición de salud, sino que también promueve el consumo de alimentos con alta densidad nutricional. Estos alimentos aportan una energía diaria sostenida, mejoran la digestión y son clave para una gestión eficiente de tu peso, lo que es especialmente valioso si, además de lidiar con restricciones dietéticas, deseas perder peso de manera saludable.

    Proteínas magras y opciones vegetales

    La carne magra, el pescado, los huevos y las legumbres  aportan los aminoácidos necesarios para el cuerpo. En el caso concreto de las legumbres, exceptuando garbanzos y soja, es necesario combinarlas con un cereal, en este caso libre de gluten, para completar todos los aminoácidos necesarios. Además, las legumbres no solo proveen una excelente fuente de proteína sino también de fibra, lo que mejora los niveles de glucosa en sangre disminuyendo picos a la vez que ayuda a prolongar la sensación de saciedad.

    Granos sin gluten y alternativas lácteas

    Los granos sin gluten, como el arroz integral, el trigo sarraceno y la quinoa, son fundamentales para mantener una alimentación equilibrada y proporcionar una fuente de energía sostenida. En el caso de la lactosa, primero hay que saber qué grado de intolerancia a la lactosa presentas, para así valorar si los lácteos sin lactosa son una opción para ti o si, por el contrario, tu grado de intolerancia a la lactosa es elevado y necesitas eliminarla completamente.

    En una dieta para perder peso según cuál sea el caso, las alternativas lácteas vegetales como las bebidas de almendra, coco o avena sin gluten son una buena opción. Es importante, no obstante, buscar aquellas opciones que estén enriquecidas con nutrientes esenciales como calcio y vitamina D, apoyando así la salud ósea y general.

    Fuentes de grasas saludables, fibra y antioxidantes

    Es vital incluir fuentes de grasas saludables como el aceite de oliva y los frutos secos y semillas, además de opciones como por ejemplo el aguacate. Estas grasas aportan energía y facilitan la absorción de vitaminas solubles en grasa, además de contribuir a la salud cardiovascular y cerebral. Son a su vez fuente de fibra y de antioxidantes, tal como también aportan los otros dos grandes grupos de alimentos que deberían estar presentes diariamente en nuestra alimentación, como son las frutas y las verduras.

    Todo ello nos permitirá seguir con la eliminación total de gluten y parcial o total de lactosa, requeridas por motivos médicos, a la vez que conseguimos una pérdida de peso saludable, satisfactoria y sostenida en el tiempo.

      RESERVA UNA PRIMERA CITA

      Llámanos al T.93 864 32 76 o T.911 899 442 o envíanos este formulario y te atenderemos en menos de 12h laborables.

      Acepto las condiciones de la Nota legal

      Abrir chat
      Pide 1a visita por whatsapp
      En virtud de la normativa de protección de datos le informamos sus datos serán tratados con la finalidad de gestionar su petición y poderle dar respuesta bajo la base legal de la prestación de servicios. Sus datos serán conservados hasta que se resuelva la petición, y no serán transmitidos a terceros. Para más información consulte nuestra política de privacidad https://menjasa.es/nota-legal/