Saltar al contenido
Revista de Menja sa

Fibromialgia y trastornos digestivos2 min read

16 marzo, 2012
fibromialgia

a fibromialgia se define como un estado doloroso que afecta principalmente a nivel osteomuscular. Dicho dolor es crónico y generalizado. Existen además otros síntomas como fatiga, alteración del sueño, depresión, ansiedad, cefaleas, rigidez y parestesia.

Causas de la fibromialgia

os factores que causan la fibromialgia son, por hoy, desconocidos. a disminución de serotonina sanguínea parece ser un nexo de unión y la hipotesis más aceptada. a serotonina es un transmisor implicado en el dolor y la depresión y sus valores normalizados juegan un papel decisivo en el bienestar del individuo.

Transtornos digestivos de la fibromialgia



os trastornos digestivos aparecen también en un número importante de pacientes con fibromialgia, destacando el síndrome de intestino irritable (SII). Varios estudios han demostrado que los trastornos digestivos son más frecuentes en población fibromiálgica.

as alteraciones intestinales se producen a causa de desequilibrios fisiológicos que no consiguen mantener la flora intestinal en su estado óptimo. El estado emocional (estrés, ansiedad, depresión…), así como una dieta pobre en frutas y verduras y rica en productos refinados que hacen disminuir el aporte de fibra, intolerancias alimentarias, el uso de medicamentos agresivos y la falta de actividad física son algunos de los posibles causantes de dichas alteraciones.

El SII es un trastorno funcional sin presencia de ningún órgano alterado. Se caracteriza por síntomas gastrointestinales recurrentes como dolores abdominales, distensión, gases, alteraciones deposicionales, sensación intensa de evacuar i de evacuación incompleta. a eliminación sistemática de alimentos no parece ser la mejor recomendación aunque existen unos cuantos que pueden agravar los cuadros diarreicos. En el caso de la intolerancia a la lactosa es una buena opción recurrir a los lácteos bajos o libres de ésta, como la leche o los yogures para intolerantes a la lactosa.

A la hora de establecer unas recomendaciones para el SII, y por extensión a las alteraciones intestinales, se deberá tener en cuenta la sensibilidad y tolerancia individual y, en todos los casos, llevar una alimentación lo más equilibrada y variada posible con el aporte correcto de nutrientes, fibra y agua. Además de la práctica, en la medida que se pueda, de actividad física regular.

    ¿Te ha gustado nuestro artículo?

    Suscríbete y recibirás GRATIS todos nuestros artículos escritos por Dietistas-Nutricionistas, Psicólogos y Periodistas.

    Correo electrónico (requerido)

    Aviso de cookies