Saltar al contenido
Revista de Menja sa

Hipertiroidismo3 min read

27 junio, 2013
hipertiroidismo

El hipertiroidismo se caracteriza por un aumento de la secreción de hormonas tiroideas, principalmente tiroxina (T4) ya que la glándula tiroides presenta hiperfuncionalidad.

Causas del hipertiroidismo

Las causas de un hipertiroidismo son varias, entre las más comunes está la Enfermedad de Graves, una enfermedad autoinmune en la que se estimula la tiroides a la producción excesiva de tiroxina. Los nódulos tiroideos hiperfuncionants, que provocan que uno o varios adenomas produzcan tiroxina. Y la tiroiditis, una inflamación de la glándula de la que no se conoce la causa.

La glándula tiroidea tiene una relación directa con el metabolismo por lo que éste se ve alterado: más lento si hay hipotiroidismo, más rápido si hay hipertiroidismo. Los síntomas que acompañan el hipertiroidismo son antagonistas a los que se presentan en un hipotiroidismo:

  • Peso y hambre: es frecuente que aparezca una pérdida repentina de peso cuando la enfermedad se manifiesta. Aunque el hambre se mantenga o incluso pueda aumentar, el paciente experimenta pérdida de peso. Pero no debemos relacionar hipertiroidismo con personas con bajo peso ya que en ocasiones puede aumentar debido al aumento subjetivo del apetito que lleva a incrementar las ingestas.
  • Sistema digestivo: hay un aumento de las secreciones digestivas y la motilidad. Las personas con hipertiroidismo pueden tener la función digestiva aumentada con la consecuente situación diarreica.
  • Sistema nervioso: hay hiperexcitabilidad con la aparición de nerviosismo y ansiedad. Este aumento de excitabilidad podría explicar el ligero temblor en las manos que se experimenta con el hipertiroidismo. Y esta hiperexcitabilidad y temblor muscular podrían explicar la sensación de cansancio y el insomnio que se padece. La afectación muscular provoca catabolismo proteico (pérdida de masa muscular) y debilidad.
  • Corazón, temperatura corporal y sudor: el aumento del metabolismo demanda aporte de oxígeno y nutrientes y aumenta el flujo sanguíneo. El aumento del flujo sanguíneo hace aumentar el gasto cardíaco y, por tanto, la frecuencia cardiaca que puede llegar a ser de más de 100PPM en situación de reposo. También se aumenta la sudoración, la temperatura corporal y disminuye la tolerancia al calor.

El tratamiento de referencia siempre será farmacológico y, en casos especiales, requerirá de cirugía.

Normas nutricionales para mejorar el hipertiroidismo

El tratamiento nutricional no sustituirá el tratamiento farmacológico ni curará en ningún caso un hipertiroidismo pero hay que seguir unas cuantas normas que pueden mejorar la calidad de vida del paciente.

La pérdida de peso puede estar acompañada de pérdida de nutrientes y, por tanto, puede existir riesgo de desnutrición si esta pérdida es más severa. Hay que estar pendientes de los cambios que se vayan produciendo y ofrecer una alimentación equilibrada y suficiente en la que se aseguren tanto proteínas, carbohidratos y lípidos como vitaminas y minerales. Por otro lado, si hay aumento de la sensación de hambre, en ocasiones se deberá estar atento al aumento de peso.

Debemos controlar el consumo excesivo de de bebidas con cola, café, té o cacao. Éstos estimulan la motilidad intestinal y el sistema nervioso. Obtaremos por las versiones descafeinadas o los evitaremos.

Es importante mantenerse bien hidratados. Los episodios diarreicos y la sudoración excesiva hacen necesario el incremento de la ingesta de líquidos. No solo agua, también frutas y verduras frescas que, además, aportarán vitaminas y minerales.

    ¿Te ha gustado nuestro artículo?

    Suscríbete y recibirás GRATIS todos nuestros artículos escritos por Dietistas-Nutricionistas, Psicólogos y Periodistas.

    Correo electrónico (requerido)

    Aviso de cookies