Saltar al contenido
Revista de Menja sa

La Castaña2 min read

28 octubre, 2010
la castaña

a castaña, a pesar de ser un fruto seco, y al igual que estos, propio del otoño, presenta algunas características que la hace diferente del resto. Y no nos referimos sólo a características nutricionales.

El fruto del castaño, que pasó a segundo lugar con la consolidación del consumo de patata, se utilizaba incluso como sustituto de la harina de cereal cuando ésta era difícil de conseguir. Es por ello que el recetario a base de castaña es bastante extenso, y aunque un poco olvidado, siempre nos viene a la cabeza el marrón glacé. Otras posibilidades culinarias de la castaña son galletas, pan, flan, puré, etc.

Pero eso no es lo único que hace que la castaña sea especial. Y es que quien sabe si es a raíz de los misterios que a veces creemos que esconden los bosques, y entre ellos los bosques de castaños, lo cierto es que a la castaña se la ha elevado a la categoría de amuleto contra la mala suerte y los malos espíritus. Quizá de ahí el origen de la Castañada, otro misterio, y es que era habitual poner una castaña bajo la almohada la noche de Todos los Santos para evitar que un mal espíritu se te llevara.

En cualquier caso lo que sí sabemos, y esta es la tercera característica que la diferencia del resto de frutos secos, es que se trata de un fruto rico en hidratos de carbono, rico en agua y pobre en grasas, además de ser rica en potasio y ácido fólico. Esto hace que se trate del fruto seco con menos kilocalorías (165 kcal por cada 100 g, respecto a las entre 400 y 600 kcal por cada 100 g el resto de frutos secos).

No dejemos escapar esta ocasión que nos ofrece, un año más, la Castañada, para reunirnos alrededor del fuego contando historias mientras tostamos castañas.

¡Feliz Castañada!

    ¿Te ha gustado nuestro artículo?

    Suscríbete y recibirás GRATIS todos nuestros artículos escritos por Dietistas-Nutricionistas, Psicólogos y Periodistas.

    Correo electrónico (requerido)

    Aviso de cookies