DIETA PARA SOBRECRECIMIENTO BACTERIANO

Qué es el SIBO

SIBO se refiere el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO son las siglas en inglés “small intestine bacterial overgrowth”). ¿Por qué hablamos de sobrecrecimiento? Pues porque existe primero de todo un aumento del total de bacterias presentes en el intestino delgado. En segundo lugar debe destacarse el tipo de bacterias que están sobrecreciendo: son bacterias que, en un individuo sano, se encuentran en el intestino grueso. Pero en el caso de SIBO se encuentra de forma anómala en el intestino delgado.

¿Cuáles son los síntomas del sobrecrecimiento bacteriano?

Pueden presentarse algunos o todos los siguientes:

  • Dolor abdominal
  • Pérdida del apetito
  • Diarrea o Estreñimiento
  • Náuseas
  • Hinchazón
  • Esteatorrea (heces grasas) debido a la mala absorción de las grasas y como consecuencia pérdida de vitaminas liposolubles.
  • Pérdida de peso involuntaria
  • Malnutrición

    RESERVA UNA PRIMERA CITA

    Llámanos al T.93 864 32 76 o T.911 899 442 o envíanos este formulario y te atenderemos en menos de 12h laborables.

    Acepto las condiciones de la Nota legal

    Se deben a la fermentación producida por las bacterias y, produciendo gases, alteraciones digestivas como estreñimiento o diarrea, esteatorrea (heces grasas, debido a la mala absorción de las grasas) y como consecuencia pérdida de vitaminas liposolubles, pérdida de peso, entre otros.

    ¿Cuáles son las causas del SIBO?

    El sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado suele estar relacionado con una disminución en la velocidad de paso de los alimentos y residuos a través de él. Esto provoca que las bacterias encuentren los nutrientes necesarios para poder crecer y multiplicarse. Son diferentes las causas que pueden llevar a un enlentecimiento de la velocidad a la que avanzan los alimentos por el intestino. Vamos ahora a exponerlas.

    Que te encuentres en alguna, o varias, de estas situaciones no significa que tengas SIBO, pero sí que puede aumentar la probabilidad de tenerlo.

    • Post cirugías gástricas (bypass gástrico, resección de la válvula ileocecal, etc.).
    • Uso frecuente de medicamentos que disminuyen la motilidad intestinal como antidiarreicos, opiáceos o anticolinérgicos.
    • Ausencia de ácido gástrico debido a: gastritis autoinmune crónica o uso crónico de medicamentos para la acidez de estómago (omeprazol y derivados).
    • Puede ser secundaria a patologías crónicas o autoinmunes.
    • Déficit de enzimas proteolíticas.
    • Divertículos en el intestino delgado.
    • Alteraciones en la motilidad del intestino delgado (celiaquía, enfermedades intestinales inflamatorias, etc.).
    • La edad. Con los años aumenta la probabilidad de padecer SIBO.

    Personaliza tu tratamiento de Sobrecrecimiento bacteriano

    En Menja sa puedes visitarte presencialmente en las localidades de Barcelona, Madrid, Sabadell, Badalona, Palau-Solità i Plegamans, Mataró o Girona. Si tu disponibilidad es limitada puedes hacer servicio online mediante videoconferencia con el servicio online. En Menja sa encontrarás a un equipo de Dietistas Nutricionistas, psicólogos de la salud y chefs que te ayudarán a conseguir tus objetivos.

    Cómo se diagnostica el SIBO

    Actualmente se puede diagnosticar si existe sobrecrecimiento bacteriano con una prueba no invasiva como el test del aliento espirado para SIBO. Con este test se mide la cantidad de metano e hidrógeno que expulsamos con el aliento tras tomar una mezcla de glucosa con agua. En condiciones de salud, la producción de metano e hidrógeno debería producirse solo en el colon, pero cuando existe SIBO, estos gases e producen también en el intestino delgado.

    No obstante, existen pruebas más específicas, como la que consiste en tomar una muestra del contenido del intestino delgado mediante una endoscopia para, posteriormente, analizarlo.

    También puede resultar adecuado hacer un estudio de heces para buscar si existe presencia de grasa (la esteatorrea o heces grasas es un síntoma del sobrecrecimiento bacteriano) así como análisis de sangre para verificar el estado de algunas vitaminas, que pueden verse disminuidas ante el SIBO por empeorar la digestión y absorción de nutrientes. Con la esteatorrea, por ejemplo, se pierden vitaminas liposolubles, es decir vitaminas A, D, E y K.

    Tratamiento del sobrecrecimiento bacteriano

    El primero objetivo del tratamiento de SIBO es eliminar el sobrecrecimiento bacteriano que existe en el intestino delgado. Para ello es necesaria la prescripción de antibiótico por parte del médico. Este tratamiento se acompañará a su vez de unas pautas dietéticas que complementen el tratamiento. Ya sea inicialmente para paliar los efectos secundarios del antibiótico, así como para contribuir tanto a controlar el sobrecrecimiento bacteriano, como para revertir las deficiencias nutricionales que se hayan producido.

    Los FODMAP son alimentos prebióticos de las bacterias que se encuentran en el intestino grueso de un individuo sano. Por esta razón, la persona que padece sobrecrecimiento bacteriano y consume FODMAP produce fermentación de estos carbohidratos en el intestino delgado, ya que las bacterias se “alimentan” con ellos y, como consecuencia, se producen gases afectando al individuo con hinchazón, diarrea, flatulencias, etc. Son FODMAP por ejemplo la lactosa, la fructosa o los polialcoholes como el sorbitol o el eritritol.

    El Dietista Nutricionista juega un papel muy importante en la dieta para SIBO ya que la dieta FODMAP conlleva una importante restricción que debe planificarse adecuadamente. Esta dieta es una herramienta que solo debe utilizarse en casos indicados, como lo es el tratamiento para el sobrecrecimiento bacteriano, que contempla diferentes fases y que debe llevarse a cabo durante un tiempo limitado. Será pues necesario que el dietista-nutricionista planifique las diferentes fases de la dieta FODMAP para el tratamiento del SIBO y realice los seguimientos pertinentes, para finalmente terminar estableciendo una alimentación normalizada según cada caso.

    Si quieres saber más sobre la dieta FODMAP clicka en el botón

    MY BOOK

    En Menja sa hemos diseñado una plataforma digital que se llama «My Book», una herramienta que te permitirá mejorar tus hábitos saludables a través de la alimentación, deporte, gastronomía, ocio y autoconocimiento. Con el apartado propio de paciente podrás:

    • Disponer del menú personalizado junto a las recetas y lista de la compra
    • Realizar visitas virtuales con tu Dietista Nutricionista asignado siempre que lo necesites
    • Subir y descargarte documentos que se vayan generando durante el tratamiento
    • Ver gráficos de tu evolución

    Además del apartado de paciente también podrás:

    • Agregar a tu familia para que puedan mejorar sus hábitos saludables
    • Apuntarte a las actividades online que vamos haciendo sobre nutrición, psicología, gastronomía, deporte
    • Escuchar nuestro podcast de autoconocimiento
    • Ver cientos de vídeos en nuestra plataforma Netflix de salud

    Alimentos a evitar en caso de SIBO

    Te indicaremos los alimentos que deberías evitar antes de que te pongas en contacto con un profesional para evitar tener malestar e intentar controlar un poco más los síntomas.

    Evita alimentos con: lactosa, como leche y derivados (yogures, quesos frescos, postres lácteos,..); fructosa (evita los zumos de frutas, frutos secos, fruta enlatada, albaricoques, cerezas, etc.); galactanos (lentejas, garbanzos) y evita los polioles (sorbitol, manitol y xilitol).
    También se debe restringir el consumo de productos con fructanos como ajo, cebolla, coliflor, hinojo, inulina, etc.

    Si padeces o crees padecer sobrecrecimiento bacteriano y quieres que te ayudemos podemos hacerlo en las siguientes localidades: Barcelona, Sabadell, Mataró, Girona, Palau-Solità i Plegamans, Madrid o con servicio online.

    Otras recomendaciones

    Todo el mundo tiene presente cómo las emociones se manifiestan en parte a través de nuestro sistema digestivo: los nervios, una mala noticia… nos pueden hacer sentir un nudo en la boca del estómago, empeorar nuestras digestiones o incluso alterar nuestro ritmo de evacuación. Y es ya un hecho que el estrés crónico condiciona nuestra salud digestiva: cuando nos encontramos ante una situación de estrés el cuerpo se adapta reduciendo la energía destinada a funciones que no le ayudarán a hacer frente al estrés. Una de estas funciones es, por ejemplo, la digestión. Empeorarán pues nuestras digestiones, no solo porque el sistema digestivo tenga menos energía para llevarlas a cabo, sino también porque se verán disminuidas las secreciones digestivas, como puede ser el jugo gástrico o el jugo pancreático.

    Este efecto tiene dos consecuencias: la primera a nivel de velocidad de movilización de los alimentos y residuos a lo largo del tubo digestivo, dentro de él los intestinos. Causa que ya hemos comentado en caso de SIBO. En un segundo nivel se verá afectado el ambiente dentro de nuestro sistema digestivo: las secreciones digestivas no solo tienen como función aportar enzimas y compuestos que digieran los alimentos y nutrientes; sino que además, con por ejemplo su pH, contribuyen a mantener unas condiciones determinadas dentro del ambiente bucal, el gástrico y, dentro de cada parte del tubo digestivo. Cada zona es distinta porque reciben el efecto de una secreción distinta y, porque cumplen con unas funciones concretas distintas cada una de ellas. Ambas consecuencias son caldo de cultivo para el sobrecrecimiento bacteriano.

    Por todo ello, en caso de padecer SIBO, pero también en caso de cualquier afección digestiva, será necesario no solo abordar la alimentación y los tratamientos médicos pertinentes, sino también revisar cuál es nuestro nivel de estrés y evaluar de qué modo hacer frente también a esta parte de nuestro día a día.

    Bibliografía

    https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/small-intestinal-bacterial-overgrowth/diagnosis-treatment/drc-20370172
    Ramirez PT, et al., eds. Management of bowel surgery complications. In: Principles of Gynecologic Oncology Surgery. Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 17, 2020.
    Adike A, et al. Small intestinal bacterial overgrowth: Nutritional implications, diagnosis, and management. Gastroenterological Clinics of North America. 2018; doi:10.1016/j.gtc.2017.09.008.
    Cameron AM, et al. Management of motility disorders of the stomach and small bowel. In: Current Surgical Therapy. 13th ed. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 17, 2020.
    Monash FODMAP https://www.monashfodmap.com/
    Hong-Yan Qin et al. Impact of psychological stress on irritable bowel syndrome. World J Gastroenterol. 2014 Oct 21; 20(39): 14126–14131. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4202343/
    Knowles SR et al. Investigating the role of perceived stress on bacterial flora activity and salivary cortisol secretion: a possible mechanism underlying susceptibility to illness. Biol Psychol. 2008 Feb;77(2):132-7. Epub 2007 Oct 2. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18023961
    Bailey MT et al. Exposure to a social stressor alters the structure of the intestinal microbiota: implications for stressor-induced immunomodulation. Brain Behav Immun. 2011 Mar;25(3):397-407. doi: 10.1016/j.bbi.2010.10.023. Epub 2010 Oct 30. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21040780

      RESERVA UNA PRIMERA CITA

      Llámanos al T.93 864 32 76 o T.911 899 442 o envíanos este formulario y te atenderemos en menos de 12h laborables.

      Acepto las condiciones de la Nota legal

      Para poder obtener información de la web, utilizamos cookies de terceros. Si continua navegando consideremos que accepta su utilización. Más información política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      Call Now Button
      Abrir chat
      Pide 1a visita por whatsapp