Dieta SIBO o Sobrecrecimiento Bacteriano

Hoy en día, comprendemos cada vez mejor la influencia crucial de nuestra microbiota en la salud, más allá de su función en el sistema digestivo. Esta comunidad de microorganismos se relaciona con el sistema inmunológico, endocrino y urinario, e incluso se ha vinculado con el desarrollo de enfermedades como el cáncer.

dieta para sobrecrecimiento bacteriano

Las alteraciones en la microbiota, conocidas como sobrecrecimiento bacteriano o SIBO, afectan a una parte significativa de la población, con tasas de hasta el 80-90% en pacientes con Síndrome del Intestino Irritable o Síndrome de Fatiga Crónica. En las siguientes líneas, exploraremos estos temas con información respaldada por investigaciones y experiencia clínica.

RESERVA UNA PRIMERA CITA

    RESERVA UNA PRIMERA CITA

    Llámanos al T.93 864 32 76 o T.911 899 442 o envíanos este formulario y te atenderemos en menos de 12h laborables.

    Acepto las condiciones de la Nota legal

    ¿Qué es el SIBO?

    SIBO se refiere al sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO son las siglas en inglés “Small Intestine Bacterial Overgrowth”). ¿Por qué hablamos de sobrecrecimiento? Pues porque existe primero de todo un aumento del total de bacterias presentes en el intestino delgado.

     

    En segundo lugar, debe destacarse el tipo de bacterias que están sobrecreciendo: son bacterias que, en un individuo sano, se encuentran en el intestino grueso. Pero en el caso de SIBO se encuentra de forma anómala en el intestino delgado.

    ¿Cuáles son las causas del SIBO?

    El sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado, conocido como SIBO, es un fenómeno complejo que puede ser desencadenado por una variedad de factores. Aquí se detallan las principales causas, integrando y sintetizando la información de ambas fuentes:

    • Causas anatómicas y quirúrgicas:
      • Alteraciones en la válvula ileocecal o de Bauhin, como en el síndrome de la válvula ileocecal abierta.
      • Cirugías intestinales que incluyen bypass gástrico o gastrectomía, que pueden alterar la estructura intestinal normal.
      • Enfermedades inflamatorias como la enfermedad de Crohn, que afectan directamente la función intestinal.

     

    • Déficit de ácido gástrico, bilis y enzimas digestivas:
      • Reducción del ácido gástrico debido a la edad, uso prolongado de medicamentos como omeprazol, o condiciones como la gastritis crónica.
      • Disminución de la bilis, que puede ser causada por enfermedades hepáticas o del tracto biliar.
      • Deficiencias enzimáticas, que pueden surgir por alteraciones pancreáticas o hepáticas, y ciertas enfermedades autoinmunes.

     

    • Motilidad intestinal comprometida:
      • Factores que reducen la movilidad intestinal, incluyendo la edad avanzada, uso de ciertos medicamentos (como anticolinérgicos y antidiarreicos), y condiciones médicas como la diabetes o enfermedades inflamatorias intestinales.
      • Estilos de vida que afectan la motilidad intestinal, como la falta de actividad física o una dieta baja en fibras

    Es importante destacar que la presencia de uno o más de estos factores no garantiza el desarrollo de SIBO, pero sí aumenta el riesgo. Por tanto, una evaluación médica detallada es esencial para identificar la causa subyacente y el tratamiento adecuado.

    RESERVA UNA PRIMERA CITA

      RESERVA UNA PRIMERA CITA

      Llámanos al T.93 864 32 76 o T.911 899 442 o envíanos este formulario y te atenderemos en menos de 12h laborables.

      Acepto las condiciones de la Nota legal

      ¿Cuáles son los síntomas del sobrecrecimiento bacteriano?

      El sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado puede manifestarse a través de una variedad de síntomas, que varían en intensidad y frecuencia. Los síntomas más comunes incluyen:

      • Dolor Abdominal: Sensación de malestar o dolor en el área del estómago, que puede variar desde leve hasta severo.

       

      • Alteraciones en el Apetito: Incluye tanto la pérdida del apetito como posibles antojos inusuales.

       

      • Cambios en el Patrón Intestinal: Esto puede manifestarse como diarrea o estreñimiento, a veces alternando entre ambos.

       

      • Náuseas: Sensación de malestar en el estómago que a menudo precede al vómito.

       

      • Hinchazón Abdominal: Sensación de distensión en el abdomen, a menudo acompañada de gases.

       

      • Esteatorrea: Presencia de heces grasas, un indicativo de mala absorción de grasas, que puede llevar a una deficiencia de vitaminas liposolubles como A, D, E y K.

       

      • Pérdida de Peso Involuntaria: Reducción no intencionada del peso corporal, que puede ser un signo de malnutrición.

       

      • Signos de Malnutrición: Incluyendo deficiencias nutricionales, debilidad y fatiga, que pueden ser consecuencia de una absorción inadecuada de nutrientes.

      Es crucial reconocer que la presencia y severidad de estos síntomas pueden variar de una persona a otra. Si experimentas alguno de estos síntomas de forma persistente, es recomendable consultar a un profesional de la salud para una evaluación y diagnóstico adecuados.

      ¿Cómo se diagnostica el SIBO?

      El diagnóstico del sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO) involucra principalmente pruebas no invasivas y específicas. Entre las más destacadas se encuentran:

      • Test de Aliento para SIBO: Esta prueba no invasiva es una de las más comunes para diagnosticar SIBO. Consiste en analizar los niveles de metano e hidrógeno en el aliento después de consumir una solución de glucosa. Normalmente, estos gases solo se producen en el colon, pero en casos de SIBO, también se generan en el intestino delgado.

       

      • Endoscopia con Biopsia Intestinal: Para un diagnóstico más específico, se puede recurrir a la toma de muestras del contenido del intestino delgado mediante endoscopia. Esta muestra se analiza posteriormente para detectar indicios de sobrecrecimiento bacteriano.

       

      • Análisis de Heces y Sangre:
        • Estudio de heces: Se busca la presencia de grasa (esteatorrea), que es un síntoma común del SIBO. La esteatorrea indica una mala absorción de nutrientes, incluyendo vitaminas liposolubles como las vitaminas A, D, E y K.
        • Análisis de sangre: Se realiza para evaluar los niveles de ciertas vitaminas y otros nutrientes, que pueden verse disminuidos debido a una absorción deficiente asociada con el SIBO.

      Estos métodos combinan la eficiencia de pruebas no invasivas con la precisión de análisis más detallados, proporcionando un enfoque integral para el diagnóstico del SIBO. Es importante consultar con un profesional de la salud para determinar el método de diagnóstico más adecuado basado en los síntomas y la historia clínica del paciente.

      RESERVA UNA PRIMERA CITA

        RESERVA UNA PRIMERA CITA

        Llámanos al T.93 864 32 76 o T.911 899 442 o envíanos este formulario y te atenderemos en menos de 12h laborables.

        Acepto las condiciones de la Nota legal

        Tratamiento del sobrecrecimiento bacteriano

        El tratamiento del Sobrecrecimiento Bacteriano en el Intestino Delgado (SIBO) es un proceso que requiere un enfoque integral, abordando tanto aspectos médicos como nutricionales. Esta estrategia dual es fundamental para tratar eficazmente el SIBO y sus síntomas asociados.

        • Aspecto Médico:
          • Uso de Antibióticos: La elección del antibiótico dependerá de la evaluación médica, y puede incluir diferentes tipos según la naturaleza y gravedad de la afección. El objetivo es reducir la población bacteriana excesiva en el intestino delgado, restaurando así el equilibrio microbiano.
          • Seguimiento Clínico: Es crucial un seguimiento médico regular para evaluar la respuesta al tratamiento y realizar ajustes si es necesario. Esto incluye la monitorización de los síntomas y, en algunos casos, la repetición de pruebas diagnósticas.

         

        • Aspecto Nutricional:
          • Implementación de la Dieta Baja en FODMAPs: La supervisión de un dietista-nutricionista es clave para guiar la dieta baja en FODMAPs. Esta dieta ayuda a reducir la fermentación de alimentos que pueden exacerbar los síntomas del SIBO.
          • Educación Alimentaria y Adaptación Dietética: Aprender sobre qué alimentos evitar y cuáles incluir es esencial. El dietista también te ayudará a adaptar tu dieta a lo largo del tiempo, según tu respuesta al tratamiento y evolución de los síntomas.
          • Reintroducción Progresiva de Alimentos: Tras un período inicial de restricción, se irán reintroduciendo alimentos gradualmente, siempre bajo la supervisión del nutricionista, para identificar posibles desencadenantes de los síntomas y ajustar la dieta de manera personalizada.

        Este enfoque de dos frentes permite no solo abordar las causas subyacentes del SIBO, sino también mejorar la calidad de vida del paciente, minimizando los síntomas y promoviendo una mejor salud intestinal a largo plazo.

        Diferencias entre SIBO y disbiosis

        Cuando hablamos de disbiosis nos referimos al desequilibrio de la microbriota o flora, en este caso, a nivel intestinal. El SIBO es un tipo de disbiosis, que se produce en la zona del intestino delgado. Pero no es el único tipo de disbiosis que existe, y cada una debe tratarse de forma diferente.

        ¿Son buenos los fármacos convencionales?

        Cuando nos diagnostican un SIBO es necesario realizar un tratamiento antibiótico que permita erradicar las bacterias que se encuentran de forma anómala y en elevadas cantidades en el intestino delgado. Este fármaco deberá ser recetado por un médico especialista en el aparato digestivo, quien nos indicará la dosis y la forma en la que debemos tomarlo.

         

        Acompañando al tratamiento antibiótico puede ser que nuestro médico nos indique algún fármaco que ayude a aliviar al inicio del tratamiento los gases provocados por el SIBO. A su vez, nuestro Dietista-Nutricionista nos indicará el tratamiento adecuado para reparar la flora intestinal dañada.

        ¿Qué alimentación seguir en una dieta para SIBO positivo?

        Seguir un tipo de alimentación más específica y conocer los alimentos, tanto positivos como negativos, puede ayudar a solucionar este tipo de problema.

        ¿Qué alimentos son buenos en una dieta para tratar el SIBO?

        Grupo de Alimentos Alimentos Recomendados en una Dieta SIBO
        LÁCTEOS Leche sin lactosa, queso camembert, cheddar, mozzarella de cabra.
        FRUTAS Arándano, plátano, frambuesa, kiwi, mandarina, naranja
        VEGETALES Acelga, alfalfa, berenjena, espinacas, hinojo, lechuga hoja de roble, brotes tiernos, escarola, nabo, pepino…
        CEREALES Y TUBÉRCULOS Libres de gluten, almidón de maíz, avena, arroz, maíz, sorgo, quinoa, mijo
        LEGUMBRES Lenteja en pequeña cantidad
        DULCES Azúcar
        BEBIDAS Bebida de arroz, de avena, de almendra
        SEMILLAS Y FRUTOS SECOS Almendras, semillas de chía, semillas de lino
        GRASAS Aceites vegetales

        ¿Qué alimentos deben evitarse en la dieta SIBO?

        Te indicaremos los alimentos que deberías evitar antes de que te pongas en contacto con un profesional para evitar tener malestar e intentar controlar un poco más los síntomas.

        Grupo de Alimentos Alimentos a Evitar en una Dieta SIBO
        LÁCTEOS Leche, leche condensada, leche evaporada, postres lácteos, helados, quesos blandos y yogur
        FRUTAS Caqui, ciruela desecada, dátil, granada, higo, mango, manzana, pera, sandía, cerezas, chirimoya, grosella, higo, lichi, mango, melocotón, mora, nectarina, papaya, pomelo, uva, coco…
        VEGETALES Ajo, alcachofa, apio, calabaza, cebolla, cebolleta, coliflor, espárragos, col, coles de bruselas, kale, tomate cherry, puerro, remolacha, setas…
        CEREALES Y TUBÉRCULOS Trigo, centeno, cebada y amaranto (y derivados), yuca, maíz en lata
        LEGUMBRES Garbanzo, lenteja, alubia, soja, guisantes, tirabeques, habas
        DULCES Edulcorantes que acaban en -ol, miel, jarabes o siropes y todos los alimentos que los contengan (galletas, bollería, pasteles, bebidas, postres lácteos…)
        BEBIDAS Bebida de soja, jugos industrializados, bebidas alcohólicas, bebidas refrescantes
        SEMILLAS Y FRUTOS SECOS Anacardos, pistachos, almendra, castaña, bayas de goji
        SALSAS Ketchup, tahini, tomate concentrado, cubitos de caldo

        Menú diario en la dieta SIBO

        Te dejamos un menú diario eficaz en una dieta para sobrecrecimiento bacteriano intestinal. Es clave para aliviar los síntomas y mejorar la salud digestiva. A continuación, presentamos una tabla de ejemplo que ilustra cómo estructurar tus comidas diarias.

        Ingesta Menú
        Desayuno Ensalada de patata con judía verde, atún y huevo duro
        Media mañana Quinoa con calabacín, zanahoria y gambas
        Comida Espinacas rehogadas con trigo sarraceno y huevo poché
        Merienda Arroz al curry
        Ternera a la plancha con brotes de soja
        Cena Cuscús de maíz y arroz con calabacín y zanahoria
        Alitas de pollo al horno
        RESERVA UNA PRIMERA CITA

          RESERVA UNA PRIMERA CITA

          Llámanos al T.93 864 32 76 o T.911 899 442 o envíanos este formulario y te atenderemos en menos de 12h laborables.

          Acepto las condiciones de la Nota legal

          Ejemplo de dieta SIBO en PDF

          Descarga el PDF de nuestra dieta para el sobrecrecimiento bacteriano con todo el contenido y un ejemplo de un menú semanal.
          (Clica en la imagen del libro para descargarte el ebook)

          menu para una dieta para sibo

          ¿Conoces nuestro My Book?

          En Menja sa hemos diseñado una plataforma propia que te ayudará a facilitarte tu día a día. Cuando reserves tu primera visita te daremos de alta a nuestra plataforma y tendrás:

          • Confirmar las visitas tanto presenciales como virtuales.
          • Agregar a tu familia (hasta 4 integrantes en conjunto).
          • Tener tu menú personalizado que te habrá creado tu Dietista – Nutricionista
          • Las recetas del menú creado y su la lista de la compra
          • Recetario con una BBDD de más de 2.000 recetas y con filtros.
          • Nuestro Netflix de la salud incorporado con vídeos de nutrición, deporte, cocina, pódcast
          • Agenda de actividades con nuestros directos.
          my book

          Consejos y recomendaciones generales

          A continuación, presentamos una serie de consejos y recomendaciones enfocados en cómo el estrés y las emociones pueden impactar la salud digestiva y qué estrategias pueden adoptarse para un manejo integral del SIBO.

          Impacto emocional y estrés en la salud digestiva

           

          • Relación entre emociones y sistema digestivo: Las emociones, como el nerviosismo o recibir malas noticias, pueden manifestarse físicamente, afectando nuestro sistema digestivo.

           

          • Efecto del estrés crónico: Bajo estrés, el cuerpo reduce la energía destinada a la digestión, lo que puede empeorar las funciones digestivas debido a la disminución de las secreciones como el jugo gástrico o pancreático.

          Consecuencias del estrés en la digestión

           

          • Velocidad de movilización de alimentos: El estrés puede alterar la velocidad con la que los alimentos y residuos se mueven a través del sistema digestivo, incluyendo los intestinos.

           

          • Alteración del ambiente digestivo: Las secreciones digestivas regulan el ambiente en el sistema digestivo. El estrés puede desequilibrar este ambiente, creando condiciones propicias para el sobrecrecimiento bacteriano.

          Estrategias de manejo integral

           

          • Enfoque holístico: Además de abordar la dieta y los tratamientos médicos, es esencial evaluar y gestionar los niveles de estrés como parte integral del manejo de cualquier trastorno digestivo, incluido el SIBO.

           

          • Gestión del estrés: Considerar técnicas de reducción de estrés, como la meditación, ejercicio regular, y consultas con profesionales de la salud mental, puede ser beneficioso en la gestión del SIBO y la salud digestiva en general.
          Noemí Lobo
          Dietista - Nutricionista
          Nº MAD00231

          Bibliografía

          1. Mayo Clinic – Sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado: Diagnóstico y tratamiento. Disponible en: Mayo Clinic
          2. Ramirez PT, et al. (2019). «Management of Bowel Surgery Complications». En: Principles of Gynecologic Oncology Surgery. Elsevier. Fecha de acceso: 17 de enero de 2020.
          3. Adike A, et al. (2018). «Small Intestinal Bacterial Overgrowth: Nutritional Implications, Diagnosis, and Management». Gastroenterological Clinics of North America. DOI: 10.1016/j.gtc.2017.09.008.
          4. Cameron AM, et al. (2020). «Management of Motility Disorders of the Stomach and Small Bowel». En: Current Surgical Therapy (13ª edición). Elsevier. Disponible en: ClinicalKey. Fecha de acceso: 17 de enero de 2020.
          5. Monash FODMAP. Página oficial: Monash FODMAP
          6. Hong-Yan Qin, et al. (2014). «Impact of Psychological Stress on Irritable Bowel Syndrome». World Journal of Gastroenterology. 20(39): 14126–14131.

            RESERVA UNA PRIMERA CITA

            Llámanos al T.93 864 32 76 o T.911 899 442 o envíanos este formulario y te atenderemos en menos de 12h laborables.

            Acepto las condiciones de la Nota legal

            Preguntas frecuentes sobre una dieta para el SIBO

            ¿Qué frutas puedo comer si tengo SIBO?

            Puedes comer frutas como plátano, fresas, kiwis, piñas, naranjas, uvas, melón, mandarinas, limones, limas, arándanos, frambuesas papaya, maracuyá, tamarindo.

            ¿Qué pruebas me debo de realizar?

            La prueba de aliento con lactulosa es la prueba recomendada para diagnosticar el SIBO. Consiste en beber una mezcla de agua y glucosa, y luego se miden los niveles de hidrógeno y metano exhalados. Esta prueba es efectiva para detectar el SIBO y determinar el tratamiento adecuado.

            ¿A qué profesional médico acudir?

            Para tratar el SIBO, busca un gastroenterólogo, especialista en trastornos digestivos. Evaluará, diagnosticará y tratará el SIBO. Posteriormente, es recomendable acudir a un nutricionista para completar el tratamiento terapéutico.

            prensa
            Abrir chat
            Pide 1a visita por whatsapp
            En virtud de la normativa de protección de datos le informamos sus datos serán tratados con la finalidad de gestionar su petición y poderle dar respuesta bajo la base legal de la prestación de servicios. Sus datos serán conservados hasta que se resuelva la petición, y no serán transmitidos a terceros. Para más información consulte nuestra política de privacidad https://menjasa.es/nota-legal/